Historia del Instituto

En la ciudad de Córdoba el 2 de junio de 1884 se fundó la “Escuela Normal de Maestras”, escuela que hecha raíces al inaugurar su edificio en el año 1912 frente a la actual plaza Colón. Al siguiente año, por Ley de presupuesto de la nación, 1913 el instituto pasó a ser “Escuela Normal de Profesores”, y es en el período durante el cual fue suspendido el curso de profesorado para luego en 1937 ser restablecido, cuando una comisión de homenaje, resuelve que la escuela debe llevar el nombre distintivo del doctor Alejandro Carbó. Educador y político de fuerte personalidad y con permanente vocación de servicio, quien había conducido como director los destinos de la institución; así es como en 1931 pasó a llamarse ESCUELA NORMAL SUPERIOR ALEJANDRO CARBÓ.
Creciendo...
Corría el tiempo y la cuidad argentina, clásicamente docta, se poblaba de prestigiosos maestros y profesores en ciencias o en letras egresados de la Escuela Normal Superior del Profesorado Alejandro Carbó. En 1953, se la habilita para crear los profesorados anexos en distintas modalidades y, desde entonces, la institución albergó, primero, a los profesorados de Castellano, Literatura y Latín y de Matemática, Física y Cosmografía , incorporando posteriormente los de Geografía y de Química y Merceología.

 

Hoy escuela Alejandro Carbó. El proyecto del Ing. Carlos Massini se realiza por encargo del Presidente José Figueroa Alcorta. La escuela creada por Miguel Juárez Celman funcionaba por entonces en la casa del Sr. Mario Marca en la calle Trejo, hoy Facultad de Derecho.
Entre 1907 y 1916 se termina el edificio, incluido el cuerpo que divide en cuatro los dos patios primitivos y en 1919 se realiza el piso alto.
La organización es una variante más de las tantas que tuvo el palacio del renacimiento. De concepción académica, enfatiza la simetría con dos cuerpos salientes en las fachadas laterales que equivalen a los de ingreso, jerarquizados por amplias escalinatas y definidos por tres arcos de medio punto. Columnas apareadas adosadas a los pilares soportan un entablamiento que se continúa a lo largo de toda la fachada. Los ángulos se refuerzan con un almohadillado y cuerpos salientes.
El atrio, abierto, precede al vestíbulo que da acceso a la monumental escalera, ubicada en el eje de la composición e iluminada por una claraboya.
El salón de actos se abre sobre el atrio de ingreso sobre la fachada principal. La estructura de hierro se oculta cuidadosamente en la zona representativa y queda a la vista en las galerías interiores.
Seguramente fue una obra monumental en su época y aún hoy es un hito en la ciudad.


Ubicación: Av. Colón 951
Autor: Ing. Carlos Massini
Año: 1907 - 1916

 

 

Última actualización: 22/09/2012